lunes, 21 de enero de 2013

PROFESIÓN: SOMOS MAMÁ Y PAPÁ

Imagen del libro "La familia ilustrada"  Laura Gutman

Pocas veces se da un lugar de reconocimiento a la labor de ser padres, damos por hecho que es un rol que se asume con total aceptación, porque sí, porque uno acepta ser padre o madre, así sin más y damos por hecho también que todo lo hacemos porque la vida nos va mostrando el camino, como si ser madre o  padre fuera una tarea para la cual estamos todos preparados.  Sin embargo creo  que durante este proceso de asumirnos en este rol, nos vamos abriendo a una nueva oportunidad de crecer y ser personas  en constante cambio y evolución. 
La maternidad y la paternidad son una ventana que si queremos podemos abrir a un mundo lleno de nuevas experiencias, desarrollo de competencias,  cambios y oportunidades.  Ahora que están tan de moda las competencias y habilidades para el sector empresarial  y donde nos miden por, “destrezas”, “capacidades”, “potencial”.  Creo, sin duda  que ser padres es una gran escuela para desarrollarlas; no hace falta pagarte el máster en administración y gestión, ser padres nos da el curso ¡y nos lo da bien!  Y no es que crea, que es mejor no estudiar, se trata más bien de reconocer la inmensidad de valores  y oportunidades que nos permite desarrollar este trabajo que diría yo es el más antiguo del mundo,  aunque otros piensen lo contrario.
Sueño el día en que se reconozca todo lo que ganamos con ser padres o madres y que encima esto nos sirva para demostrarlo como años de experiencia y competitividad.  Porque no nos digamos mentiras, para llevar una casa de 1, 2, 3 y hasta más hijos se necesita una labor administrativa y de organización, pongámoslo en términos actuales: “somos auténticos gestores de empresas en constante expansión, cambio y crecimiento, que además se va adaptando a las nuevas generaciones”; ¡wow!  todo un I+D (investigación y desarrollo)
Ahora vamos a algunas de  las competencias desarrolladas en este trabajo de ser padres…(si se te ocurren más, que seguro que hay, nos gustaría que las compartieras con nosotros y otros padres)

¿Qué padre o madre no desarrolla habilidades de comunicación?, cuantas veces nos toca hacer de mediadores, solucionar conflictos, tener poder de negociación, escuchar atentamente razones, ponernos en el lugar del otro, no pasar por alto lo que el otro piensa, escuchar atentamente para llevar a buen término el deseo de un pequeño que quiere por ejemplo a toda costa seguir jugando en vez de irse a la cama porque ya no son horas de andar por ahí rulando.  O cuando los hermanos se pelean entre ellos y estamos ahí para escuchar razones y entender a ambas partes. ¡Hay empresas que se pelearían por un perfil así!

Gestores de Cuentas ¿Cuántas veces no hemos de organizar la economía para hacer que nuestros egresos no excedan los ingresos y que todos equitativamente podamos beneficiarnos de las arcas familiares? (Muchos políticos podrían pasarse por casa de vez en cuando)

De liderazgo ni hablemos, somos auténticos líderes, practicamos con el ejemplo, porque de hecho hay un grupo de personitas que esperan que tú seas el primero en cumplir aquello que de una u otra manera pides.

Equidad, el rol materno o paterno nos enseña a ser equitativos, a dar a todos por igual, a no discriminar, a ser incondicionales y tratar a todos según sus capacidades.

Compromiso, este trabajo es el más comprometido que conozco, comienza un día y continúa el resto de tu vida, a este trabajo no renuncias, trabajas horas extras, muchas horas extras, con falta de sueño y muchas horas sin descanso,  inviertes tiempo y energía y sigues trabajando con todo tu corazón por más cansad@ o superad@ que estés a veces.

Trabajo en equipo, en este trabajo las decisiones se toman entre todos, buscando que cada cual aporte en la medida de sus posibilidades, o ¿Quién no se ha reunido con su equipo a preparar el cumpleaños de mamá o papá?  ¿Quiénes no hemos ido juntos a ver su primera actuación, partido, o su primera exposición de dibujos?  ¿Cuántas veces no hemos tomado juntos la decisión de cambios de habitaciones, pintura del salón, si compramos esto o aquello, o si tomamos aquella o esta decisión pensando siempre en lo que nos beneficie más a todos?

Recursos humanos, en casa tenemos todos  integrantes que no están  de acuerdo en muchas ocasiones  con las políticas familiares y mediamos para hacer más llevadero el día a día con todo el amor del que somos capaces. ¿Cuántas veces pensamos en promover, estimular e incentivar a quién en casa ha  luchado por conseguir algo con esfuerzo y tenacidad?  Y  ¿Cuántas veces pensamos que no todo son obligaciones y que necesitamos  sin excepción espacios de ocio y tiempo libre?

Dominio de idiomas, en este trabajo se hablan muchos idiomas, el idioma del amor incondicional es el más importante, se ama porque se ama sin preguntarse si debes amar o no; además muchos  hemos hecho de traductores con pequeños que no pueden expresarse bien y cuyas habilidades comunicativas aún están en desarrollo, si señores se hablan varios idiomas, el idioma del adolescente, del joven, del adulto, de la persona mayor,  se habla el idioma de la esperanza y el de la voz de aliento cuando más se necesita.

Solidaridad, como padres aprendemos a ser solidarios cuando compartimos todo lo que tenemos, no nos importa cuánto y que tan grande sea aquello con lo que podemos hacer feliz a un miembro de nuestra familia.   En ser solidarios nadie nos gana, y eso sí que le falta a las empresas, personas solidarias que sientan al otro como un compañero, hijo o hermano y que sintamos que si nos ayudamos todo sale mejor; pues sin duda alguna no conozco una profesión más solidaria que esta, donde damos sin esperar nada a cambio, por el simple hecho de la felicidad en sí. ¿Quién no ha trasnochado  haciendo  el póster del hermanito,  estudiando hasta que lo conseguimos, acompañando  en noches de terror y angustia, a  llorar juntos si así se requiere y a reír a carcajadas cuando la felicidad nos embriaga?  ¿Quién no ha compartido el ultimo trozo de tarta, el pedazo de pan, el trozo de melón? ¿Quién  un día no ha llegado a casa con esa comida que les gusta a todos para que ese día nadie cocine y estemos todos juntos simplemente hablando y compartiendo?

Por eso queridos Madres y Padres, cuando nos pregunten si tenemos una profesión con  experiencia, si trabajamos diariamente,  si desarrollamos  competencias para gestionar,  si practicamos, y encima crecemos como personas  digamos con orgullo: Sí, mi profesión es la maternidad o la paternidad.

3 comentarios:

  1. Nos gustaría leerte, así que déjanos tus comentarios! :)

    ResponderEliminar
  2. Twitteado y subido a meneame este magnífico artículo que destaca valores no demasiado tenidos en cuenta.
    Si quieres tambien puedes votarlo en http://www.meneame.net/story/profesion-maternidad-paternidad
    Gracias GesArte. Gracias Luisita

    ResponderEliminar